¿Cómo apoyar a un miembro de la familia siempre que sea necesario?

Existen muchas situaciones difíciles en la vida, por lo que, necesitamos conocer cómo ayudar a los integrantes de nuestra familia, según diferentes casos, pero, la verdad es que será necesario una condición importante: ser empático, pero, con sus límites, pues de lo contrario, si tratas de intervenir y ayudar siempre a una persona, esta terminará por asumir que tú no lo dejas progresar, que siempre andas interviniendo en su desarrollo y puede tomarlo a mal. 

 

Supongamos que tienes una prima que acaba de terminar una larga relación de pareja, lo primero que vas a hacer no es llevarla a una tienda para adultos Loreto, puede que lo necesite, según tu concepto, pero, definitivamente no será lo más adecuado. 

 

De la misma forma, si notas que un miembro de tu familia toma más licor de lo común, no lo vas a llevar de una vez a un centro de rehabilitación en México, sino que debes llevar un proceso en ello, y por eso, te daremos algunas pautas para que sepas cómo apoyar a un miembro de la familia si lo necesita.

 

Estima la gravedad del problema 

 

Algunos problemas solo requerirán que escuches a tu familiar y le apoyes psicológicamente, de hecho, esta es una de las mejores actividades que puedes hacer, aconsejar desde tu punto de vista. Sin embargo, trata de no tomar partido en una o en otra dirección, y, en lo posible, mantén una posición objetiva, pues desde este punto puedes ayudar aún más a tu familiar. 

 

En ocasiones, cuando estamos inmersos en el problema, no vemos una salida, sin embargo, una persona externa puede tener una mejor visión del asunto y encontrar ese punto de inflexión en donde el problema se resuelva fácilmente, así que, escucha con cuidado y mantén la objetividad. 

 

No trates de solucionarlo todo 

 

Ten en cuenta que cada persona debe vivir su proceso y, por tanto, no será necesario que trates de solucionar todos los problemas de cada uno de los miembros de tu familia. Debemos ser muy claros en lo que debes tener en cuenta: tú no eres un superhéroe que puede con todo, así que puedes dar una guía, pero no intervenir en la vida de todos. Mantente al margen, y trata de ayudar solo en la medida en que te soliciten intervenir, de lo contrario, puedes llegar a estresarte, sin que sea necesario. 

 

El dinero no siempre es la solución  

Aunque el dinero se parece mucho a la felicidad, no siempre es la solución a los problemas de tus familiares. Algunas veces esto solo puede ayudar a aumentar las dificultades, sobre todo, cuando esa persona tiene una adicción, pues en este caso, si es mejor contar con la ayuda de profesionales que intervengan para hacer que el paciente sea consciente de su dificultad y de que debe superar esta situación. 

Si le das dinero a una persona con una adicción, por más que te diga que es para internarse en una clínica, o ponerse en tratamiento, siempre terminará llevando ese dinero a su adicción, así que, ayuda a tus familiares, pero con la prudencia necesaria.