Todos conocemos a alguien que decidió emprender un negocio familiar, ya sea pertenecientes al mismo núcleo de la familia o hasta conocidos. Son muchos los negocios que han triunfado siguiendo el esquema de familiar, pero, así como hay diversas empresas victoriosas, también hay aquellas que han fracasado en este plan.

Este tipo de modalidad como lo son las empresas familiares pueden tener muchas ventajas que pueden facilitar el éxito del negocio, principalmente porque todos los que participan dentro de este grupo tienen bien en cuenta los objetivos y el propósito por el cual se va a desarrollar el negocio. Esto ayuda a que todos sigan un mismo camino y que no haya necesidad de que a cada rato se les esté recordando la razón por la que existe el comercio. Sin embargo, también existen ciertas cosas que pueden provocar el quiebre del negocio.

El trabajar con un conocido y más cuando es alguien de los familiares muy complicado, ya que no existe la formalidad que se le debe de emplear al comercio, esto provoca que no haya una correcta organización dentro y fuera de la empresa. Por otro lado, es común que existan conflictos, ya sea por la forma de trabajar, por la forma de administración o por la forma de hablar, esto perjudica enormemente en la competitividad ya que poco a poco la empresa se va rompiendo, cuando es necesaria la unión para triunfar en el mercado de negocios.

Es importante que antes de abrir un negocio familiar en donde distintos miembros del núcleo van a estar laborando, se puedan visualizar previamente los conflictos que se pueden generar dentro del espacio de trabajo. Esto permite que al momento de que pueda surgir un problema previamente anticipado, se pueda afrontar de la forma correcta. Un buen manejo de estas dificultades ayuda a que el negocio vaya creciendo bajo un esquema profesional y un ambiente más armonioso.  Las personas que van a trabajar dentro de este tipo de negocios deben de respetar y separar las cuestiones familiares y las profesionales.

Los conflictos más habituales en los negocios familiares giran en torno a la organización, es por eso que se recomienda que si pueden contratar un software administrativo no duden en hacerlo. Entre otros conflictos están:

La separación: Esto hace referencia a que son pocos los comercios familiares que tienen la habilidad de separar cuestiones familiares, de trabajo y patrimoniales.

Roles: Es frecuente que no existan roles específicos para las personas que laboran dentro de estos negocios.

Falta de profesionalismo: Dentro de este punto nos referimos a que hay personas que tienen cierta preferencia por algunos individuos, esto merma considerablemente el profesionalismo que debe de tener una empresa familiar.

Falta de organización: La ausencia de reglas provoca que no haya formalidad en la forma de trabajo, generando que los empleados trabajen de acuerdo a su juicio.

Para prevenir este tipo de conflictos o problemáticas, es necesario que antes de que se desarrolle el proyecto, todos dejen en claro las reglas que se van a efectuar, que la comunicación sea abierta y de la forma más profesional posible y que exista organización dentro del negocio. Esto permitirá que estas pequeñas empresas puedan poco a poco crecer en el mercado.