Organizar las finanzas es una de las cuestiones que siempre deben de tener en cuenta las personas que se encargan de la economía en una familia. Al momento de saber administrar el dinero, los integrantes de la familia podrán disfrutar más sus actividades sin tener desbalances en cuestiones monetarias, por lo que un presupuesto que está bien planificado, les permitirá a los padres de familia gestionar sus finanzas y tener un mejor conocimiento acerca de los gastos que realizan.

Al momento de realizar una estructura de planificación o de usar alguna aplicación, es necesario que se determinen la categoría de los gastos, es decir, que se tomen en cuenta aquellos que son fijos, los que son necesarios y anexar los ahorros. De esta forma los familiares, al recibir su dinero por medio de sap nómina, podrán distribuir los porcentajes del dinero en cada categoría establecida.

Gastos obligatorios

En este punto nos referimos a aquellos gastos que se realizan continuamente y que se tiene el conocimiento de la cantidad aproximada de dinero. Dentro de esta categoría entran los pagos de vivienda, seguros, escuelas, impuestos, préstamos, pagos a tarjetas, entre otros. Se les considera también obligatorios porque el atraso de pago puede significar un incremento en la cantidad de dinero, esto debido a que se le agregan penalizaciones. Por eso es importante que los padres de familia realicen estos pagos a tiempo para que no haya un incremento de precio y no surjan desbalances económicos. Por lo que son esos gastos que primeramente deben de ser finiquitados.

Gastos necesarios

Aunque puede haber cierta similitud entre los obligatorios, la principal característica de este tipo de gastos necesarios es que no existe una cantidad determinada de lo que se puede gastar. Por ejemplo, es en esta categoría donde entran las compras de alimentos, transporte, ropa, servicios públicos, entre otros más. Y a pesar de que se tiene noción acerca de estos gastos, los precios pueden variar mucho, esto en cuestión del alza del producto y de donde se adquiere. Tanto los gastos obligatorios como los necesarios, están estrechamente relacionados ya que, si hay una mala organización en los primeros, habrá una disminución de porcentaje de dinero en el segundo.

Gastos extras

Este tipo de gastos son considerados como superfluos y de la vida cotidiana. En esta categoría entran aquellos antojos o gastos que no son necesario pero que aun así se realizan. Los padres de familia sabrán muy bien estos pequeños gastos, más si tienen niños pequeños. Pero algo de lo que deben de estar conscientes es que la suma de estos “pequeños” gastos puede afectar negativamente la economía familiar.

Ahorro

Para que haya un correcto ahorro, es necesario que los padres de familia los agreguen como un gasto más, de esta manera, no podrán gastarse esa cantidad de dinero. A pesar de que no es fácil ahorrar, siempre es necesario y más cuando ya se tiene a una familia. Una de las cosas que se pueden hacer para saber qué cantidad de dinero ahorrar, es seguir la famosa regla de 50-30-20. 50% para los gastos obligatorios, 30% para los necesarios y 20% para los ahorros. De esta forma habrá una mejor organización.